InicioProvinciales“Quiero que la Patagonia tenga una voz muy fuerte”

“Quiero que la Patagonia tenga una voz muy fuerte”

La Gobernadora Alicia Kirchner dialogó con Agencia Cadena del Sur sobre los desafíos de la provincia para los próximos años pero también reflexionó sobre el trato de la Alianza Cambiemos hacia toda la Patagonia: quita de recursos, recorte de obra pública, los tarifazos y la mentira del Plan Patagonia, un proyecto que quedó “en una conferencia de prensa”. Con un escenario adverso, la administración provincial se las ingenió para continuar con distintas obras y programas abandonados por Nación. Aquí el reportaje, a menos de dos semanas de las elecciones del próximo 11 de agosto.

La administración de Daniel Peralta no había elaborado el Presupuesto 2016. Esa tarea quedó para quienes habían ganado las elecciones de 2015. El proyecto recién ingresó a la Legislatura provincial de Santa Cruz en marzo. En 2007, el déficit de la provincia era de 543 millones de pesos. Peralta lo llevó a los 6700 millones, es decir un incremento del 1133 por ciento.

– ¿Cómo era esa Santa Cruz?

– No era sólo un déficit económico, el problema era social. Fue un momento muy complejo donde no quedaba otra alternativa que abordarlo. Nos hicimos cargo de la realidad y empezamos a ordenar el déficit fiscal. Había una suerte de querer destruirme políticamente, de querer destruir el proyecto en realidad. Existió una intencionalidad política bastante perversa, trabajaron en base a una serie de mentiras. Dijeron que iba a entregar la Caja de Previsión Social y con razón muchos se enojaban. Pero decir eso era no conocer la realidad o querer embarrarla. Néstor había sido presidente de la Caja que dependía del Ministerio de Asuntos Sociales. La Caja es de la provincia.

– Algunos de los que dijeron que entregaría la Caja votaron en el Congreso de la Nación el llamado proyecto de “Reparación Histórica”, que en uno de sus capítulos planteaba la armonización de las cajas de previsión. Concretamente, Eduardo Costa, Héctor Roquel y Susana Toledo votaron esa entrega explícita de la Caja.

– Son los dobles mensajes de cierta oposición. Yo estoy absolutamente convencida que debe haber una oposición crítica y con aportes. Pero esa oposición tiene que tener fundamentos y no basarse en mentiras. Y la verdad que tanto en aquel primer momento como ahora existe una oposición cuya conducción no merece ser nombrada que es absolutamente nefasta para los destinos de la provincia. Y hay otra oposición que colabora y que critica en un marco de diálogo, muy distinto a la mentira. Creo que la mentira es un retroceso permanente.

– ¿Qué fue ordenar la provincia?

– Había gente que no tenía su decreto firmado y los habían ingresado a la administración pública y no cobraba desde hacía meses. Iba a cualquier lado y venía alguien y me decía ‘por favor hace tres meses que no cobro, cuatro meses’.
Lo más embromado de la provincia que recibimos fue que se había jugado con el trabajador.

– Si uno mirase la Patagonia en su contexto, el Gobierno nacional bajó línea en toda la región para ajustar las estructuras del Estado. De hecho, Mariano Arcioni llegó a publicar un decreto de ajuste rechazado por los trabajadores.

– No te quepa alguna duda. En la Patagonia y en todo el país, salvo en algunas provincias. Las presiones en Santa Cruz fueron muchas. Hubo un gran destrato. Con la única persona con la que pude entablar un vínculo fue con el ministro del Interior (Rogelio) Frigerio, que lo hizo hasta que pudo.

– ¿Cuándo fue el quiebre?

– Hasta el momento en que le dijeron ‘hasta acá’.

“Lo más embromado de la provincia que recibimos, fue que se había jugado con el trabajador”

Recursos

Si bien la coparticipación aumentó en términos nominales entre 2015 y 2018, la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires se llevaron el 73 por ciento de esa suba (Fuente: Ieraf). Es decir los recursos directos recibidos por las provincias crecieron muy por debajo de las jurisdicciones mencionadas. Durante el primer cuatrimestre de 2019, las transferencias de capital de Nación hacia Santa Cruz cayeron 163 millones de pesos.

– ¿Qué hizo la provincia ante esta quita de recursos?

– Nos recortaron el Presupuesto (2019) un 19 por ciento; nos sacaron los reembolsos a las exportaciones por puertos patagónicos; la usina térmica de Río Turbio está sin terminar. Se dejaron de hacer obras como por ejemplo los interconectados faltantes. Uno de ellos lo estamos haciendo con YPF Luz pero la planta la pone la provincia (Pico Truncado – Caleta Olivia) y el otro es el que conecta Los Antiguos – Perito Moreno y lo estamos haciendo con el programa UniRSE (N.D.R.: fondo fiduciario que surge de captar un porcentaje de la renta minera y se distribuye de manera federal entre los municipios). El Gobierno provincial está finalizando estos interconectados cuando los debería concluir Nación con recursos asignados a través del Presupuesto. La Patagonia necesita el desarrollo de su infraestructura; el acueducto de Río Gallegos, el acueducto del Lago Muster, también eliminaron del Presupuesto nacional el acueducto del Lago Buenos Aires. Privar de agua a más de 70.000 habitantes no te conduce a nada.

**

Las provincias fueron empujadas a tomar deuda en dólares como una forma de “financiar” el ajuste del Gobierno nacional. Entre 2015 y 2018, el stock total de deuda de Chubut creció un 404 por ciento, en Tierra del Fuego la deuda aumentó un 592 por ciento, mientras que en Río Negro fue del 331 por ciento y en Neuquén, otro 280 por ciento. Todas tomaron deuda en dólares.

Santa Cruz solo tomó préstamos en pesos con el Tesoro nacional. El stock total de su deuda creció un 60 por ciento, muy por debajo del resto de las jurisdicciones de la región e incluso en 2018 registró un descenso del 5 por ciento interanual, según datos de la Secretaría de Finanzas.

– ¿Cómo queda parada la provincia frente al resto de las jurisdicciones de la región?

– Yo quiero que Santa Cruz sea sustentable en sí misma, quiero que sea como cuando Néstor la condujo, y estamos camino a eso, subiendo peldaño a peldaño y con trabajo en equipo. Es cierto que estamos atados a la realidad nacional, por ejemplo con las regalías nos manejamos con el tipo de cambio que mueve Nación, una vez lo liquidan a 42 pesos y otra a 44 pesos. Este mes perdimos 260 millones de pesos por la fluctuación del dólar y por algunos problemas de cortes que tuvimos en zona Norte.

– La oposición sostiene que la provincia recibe más recursos por regalías a partir de la devaluación pero poco dice del efecto del tarifazo. Si hasta 2015 Servicios Públicos recibía una factura mensual de 6 millones de pesos ahora son 180 millones, es decir un 2900 por ciento más. ¿Qué análisis realiza de los tarifazos?

– Sacaron los subsidios para la gente y se los dieron a las empresas distribuidoras, no fueron para ayudar a las provincias. Fíjate el problema que tiene ahora Chubut con el no pago a CAMMESA. Y a otras provincias les está pasando lo mismo. La realidad es que el Gobierno nacional decidió subsidiar a las grandes empresas. Eso es gobernar para unos pocos.

– ¿Y qué se hizo en la provincia?

– Santa Cruz tiene la tarifa eléctrica más barata del país. La gente paga el 33 por ciento de esa tarifa y el 67 por ciento (del tarifazo) lo asumimos nosotros. Con el gas es una barbaridad lo que hicieron porque fíjate en este invierno con los fríos que hay, la gente está cuidando el consumo y muchos no lo pueden pagar. De ahí que pusimos en marcha el Plan SerSol que comprende a las familias que tienen problemas. No es simplemente una tarifa social, es mucho más focalizado. Esto no se soluciona con un Excel donde digo ‘a ver cuánto ganás y listo’. No clasificamos por ingresos sino que vemos la realidad social de cada familia.

Igualdad de oportunidades

Entre 2015 y 2018, 16 provincias empeoraron su distribución del ingreso según un informe del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda. Al tercer trimestre del año pasado, Santa Cruz quedó posicionada como la segunda provincia más equitativa después de La Rioja.

– El Coeficiente de Gini se mide por ingresos, por lo tanto, ¿qué política de ingresos se dieron para mejorar los indicadores de igualdad?

– Cuando manejamos la política social y económica no pensé en el Coeficiente de Gini, la verdad que pensé en que la gente esté mejor. Me parece que este resultado es por haber pensado las políticas públicas en función de las familias santacruceñas. Todos los programas que pudo haber en salud, en desarrollo, en política social, contribuyeron a mejorar los indicadores de igualdad. La estructura de la pobreza no se trabaja solo con ingresos se aborda con redes de luz, agua y gas. A pesar de todas las trabas, hicimos 140 kilómetros de redes eléctricas y otros 140 kilómetros de redes de gas. Hicimos mucho pero todavía tenemos problemas por solucionar.

Promesas sobre el bidet

– Con la firma del Consenso Fiscal, ¿hubo un engaño del Gobierno nacional al eliminar el Fondo Federal Solidario (FFS)?

– En la redacción del articulado del Consenso Fiscal sin duda hubo un engaño. El primer Pacto lo firmé pero la adenda no. En el primero no tenía otra. Con este Pacto también quisieron que entregásemos la Caja y no lo hicimos (N.D.R: Nación también dejó de enviar 70 millones de pesos mensuales para el sostenimiento de la Caja). Otras provincias sí lo están haciendo porque no les queda otro camino. Con este Consenso quienes ganaron fueron los municipios porque los ingresos que se incorporaron pasaron directamente a los municipios entonces en un primer momento pensé que podía ser una manera para su sostenimiento. La provincia hoy se hace cargo de 86.000 recibos de sueldos, incluidos los jubilados y algunos municipios. Hay que sostener a los trabajadores y nosotros no dejamos afuera a nadie.

– ¿Qué dice el Gobierno sobre el FFS?

– Lo sacaron unilateralmente y ahora dicen que quieren arreglar sin plata. Uno más uno es igual a dos. Cuando eliminaron el Fondo, nosotros extendimos el UniRSE hacia los municipios para finalizar obras con recursos propios. Ahora, ¿imaginate lo que podríamos hacer con los 800 millones de pesos que nos sacaron del Fondo soja?

YCRT

Todo lo que sucedió con la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) desde diciembre de 2015 en adelante es una muestra condensada de lo que es la Alianza Cambiemos. El Presidente Mauricio Macri frenó una obra pensada para aportar energía al sistema interconectado. ¿Falta de recursos? ¿Revanchismo político?

– ¿Por qué cree que abandonaron esa obra?

– La Usina de Río Turbio no sólo puede darle energía a la provincia sino al resto de la Patagonia. ¿Por qué no está en marcha? Dicen que están investigando. Me parece bárbaro pero las obras deben ser terminadas y más cuando se trata de una obra de energía, que también es la fuente de trabajo para toda la Cuenca. ¿Viste cuando a un Gobierno le interesa solamente la especulación financiera y no le interesa la gente? Eso quedó de manifiesto con YCRT.

En enero de 2018 enviaron 500 telegramas de despidos e incluso amenazaron a los trabajadores con la Gendarmería nacional.

Fue una situación de mucha tensión. Me acuerdo que en la década del ‘90 cuando el “pato” lo pagaban los trabajadores y recuerdo que la Cuenca tuvo muchísimos problemas. En ese momento era ministra de Asuntos Sociales y prácticamente mis tareas estaban en Río Turbio. El conflicto actual lo vi de la misma manera. Las cosas no se solucionan con Gendarmería, más allá del respeto que podamos tenerle a las distintas instituciones. El problema es social. Pasamos momentos de mucha tensión; en el momento en que iban a actuar hablamos seriamente con quien debíamos hacerlo porque el desencadenante iba a ser tremendo, por no decir algo peor. Y junto con los trabajadores evitamos que Gendarmería actuara.

El futuro de la Patagonia

– En febrero de 2017 se presentó el Plan Patagonia. En ese momento, durante un conferencia de prensa usted dijo que “todo muy bien con la convocatoria pero que la Patagonia estaba siendo discriminada”. ¿En qué quedó todo?

– La verdad es que no quería poner obstáculos en esa participación, quizás había buenas intenciones pero en el corazón sentía que era una puesta en escena, aunque no lo podía decir porque era adelantarme a los hechos. Los gobernadores creyeron que el Plan Patagonia iba a ser un hecho; se habló de articulación y coordinación pero no sentí que tuviera fuerza. El Plan Patagonia terminó en una simple conferencia de prensa.

– En los años de administración de la Alianza Cambiemos a nivel nacional, ¿hubo ensañamiento y desdén hacia la región?

– Y hacia todo el país también. De la Patagonia se dijeron barbaridades como por ejemplo que había veredas calefaccionadas. Y lo triste es que aquellos que viven en otros lugares por ahí lo creen. ¿Por qué ocurrió esto? Falta de madurez política. Pensaban que seguían disputando poder cuando el poder de gobernar ya lo tenían ellos.

– Estos fueron los años de una “Patagonia ajustada”. ¿Qué espera de la región para el próximo período?

Quiero que la Patagonia tenga la voz muy fuerte, que seamos respetados y no te hablo solamente de Santa Cruz. Que los gobernadores podamos ser un bloque patagónico real y que no nos jueguen por el costado. Quiero que esta Patagonia, con tantas riquezas y posibilidades de desarrollo, pueda albergar a todas las almas que necesitamos para potenciarla. Si pensamos en la producción, debemos generar trabajo de calidad, capacitando a la gente. Si no capacitamos, no generaremos trabajo digno. Quiero una Patagonia con todo el empuje.

También te puede interesar

Más Leídas